Después de Reyes

La navidad pasada recibí un montón de regalos,  desde una pimentera roja, hasta una cartera de las de madre (como digo yo) de esas que tienen mogollón de bolsillos para guardar tickets, tarjetas, monedas, las fotos de la familia, un boli y hasta la compra, si te pones. Nos regalaron a Picoso y a mi un libro de estos de experiencias inolvidables, para ir a montar a caballo, hacer una ruta de quads o disfrutar de una cena, pero para experiencia innolvidable la que tuvimos que vivir el día después de Reyes, el día de la operación, la ineludible miomectomía.

Ese día me levanté más tranquila que de costumbre, me duché y nos fuimos a comer a casa de mi madre. Yo estaba citada en el hospital a las 5 de la tarde ¡EN AYUNAS! (creo que fue lo mas difícil) así que Picoso disfrutó de la comida mientras yo miraba, aunque tengo que decir que el día anterior, mejor dicho con bastante anterioridad, me hinche a roscón de reyes, pastas , dulces, pavo, pescado,etc en previsión de lo que se me venía encima jijiji 😉 . Después de comer Picoso y yo paseamos al perritin de la casa, supongo que para evitar pensar en otra cosa y distraernos con él. Mi madre, aunque intentaba disimular estaba bastante nerviosa, igual que mis hermanos y Picoso es tan tranquilo, que a día de hoy todavía me cuesta saber si está nervioso o no, supongo que también.

Pasadas 2 o 3 horas, me ví con un nudo en la garganta y de esta guisa…

rizosypicosoentradaslamañanadereyesanestesia (2)

Esperando entrar en quirofano, con mi batín transparente y ciertas dudas, en menos de 3 minutos Picoso cogió mi bolsa de ropa y nos dimos un besito.  Me mandaron a un pasillo para que esperara mientras me pasaban a quirófano.

Acostada en la camilla veía enfermeros y médicos pasar, para arriba, para abajo, algunos me miraban de reojo y otros ni eso, pero ninguno se acercaba, yo, con un nudo en el estómago miraba el reloj de la pared, eran las 6:30 y a las 7 vino una enfermera, cogió la camilla y para adentro, una vez allí, me preguntaron si me pasaban a la mesa de operaciones o si podía yo sola, así que me levanté y me pasé yo sola, ¡¡hala!! si me van a abrir que me abran y que sea lo que Dios quiera, pensé.  Inmediatamente llego un hombre y si os digo la verdad no se que me preguntó mientras ponía algo en la vía y… me dormí.

rizosypicosoentradaslamañanadereyesanestesia (1)

Anuncios

3 comentarios en “Después de Reyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s