Una triste despedida

rizosypicosoentradasunatristedespedida (2)

Así como el mundo esta en continuo cambio, nosotros no vamos a ser menos y también lo estamos.  Pasamos de ser unos padres primerizos mirando una eco, donde solo se apreciaba un minúsculo grano de arena, a ser unos padres preocupados, ¿por que? muy sencillo, después de haberlo gritado a los cuatro vientos, por todo el mundo, ahora nuestro diminuto estaba en peligro.

Fuimos a ver a la Dra. Espe, estuvimos de urgencias y nos dijo que esperaríamos a ver si comenzaba a latir en una semana y me mando reposo absoluto. La verdad es que ella no me dio muchas esperanzas, pero bueno, también es lo último que se pierde y yo no estaba dispuesta a perderla.

Estuve toda la semana en casa, pensando y pensando, preocupándome, animándome, en fin, esperando.

A la semana siguiente, nuestro pichón seguía sin latir y eso no era normal, así que fue desalojado (encantada de conocerte). Esperamos hasta las 8 o 9 semanas, pero no quiso, quizás no era lo suficientemente fuerte. Era lo mejor para todos, no había sobrevivido y nosotros junto con el mundo, teníamos que seguir nuestro camino.

Después de llantos lloros y risas nos despedimos de nuestro diminuto.

rizosypicosoentradasunatristdespedida

Para otra vez será.

 

 

Anuncios

9 comentarios en “Una triste despedida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s